bellos, duros y fructiferos


Hace mucho que siento esta inquietud dentro mío... hace pocos días cumplí 20 años y como nunca, no deseaba cumplirlos, debe ser una especie de crisis de mediana edad pero de la "uncuarta edad", y, en vez de comprarme un auto o vestirme de flogger, me zambullí en el destino y acepté cada posible señal que se me cruzó en el camino en el transcurso de la crítica semana.
Así consideré que ese mediodía de 40ºC que nos cruzó con 2 sedientos trabajadores voluntarios no fue de casualidad, después de todo, esa ONG que promocionaban reivindicaba todos los ideales que deseaba en una organizacón de este tipo. Nunca me había sentido identificada con la forma de trabajar de otras agrupaciones, esta vez es diferente, creo que voy a pisar fuerte, que voy a aprender más de lo que hubiera imaginado y que voy a pasar muchos años con estas personas, que sean bellos, duros y fructíferos, es lo único que deseo.
Ésto es la revolución pacífica, al menos en mi alma se que éstas son todas las armas que necesitamos y las más efectivas también.