(suspiro)


Ahhh, que bella que es la esperanza, y los sueños, y poder hacer soñar a alguien, y hacerlo sonreir. Quiero uno asi afuera de mi casa. Me imagino caminando por la calle y de repente encontrándome con esta escalerita al cielo. Subo los escalones despacio, giro a la izquierda, me tomo con las dos manos del pasamanos, miro hacia la calle, subo la mirada y sonrío. Tan lindo se siente que creo que no necesito de la extraña escalera para vivirlo, ya lo estoy haciendo, ya estoy ahí.
A veces creo que soy demasiado soñadora, las fuentes y las burbujas me hacen feliz como cuando era pequeña y comer caramelos a escondidas todavía debe ser toda una aventura, pero supongo que así mi espiritu se mantendrá fresco e idealista a lo largo de los años, y las ganas de luchar, revolucionar, de tener esperanza e ideales no se irán perdiendo exponencialmente con la edad, como es tan común que ocurra. Que las presiones materiales no supriman nunca mi ser ni el de nadie más en este mundo, que vivamos la vida con pasión y locura, que nunca nos arrepintamos de NO haber hecho algo, que todos sean felices.

3 comentarios:

Nuria (fenix) dijo...

Hola:mi curiosidad me ha llevado hasta tu blog desde el de Manel.Si no te importa ire dando alguna vuelta por aqui.
De momento solo he leido la primera entrada(suspiro) i me ha encantado.De veras.
La ilusion i las ganas de luchar, por lo que una cree ,es de un espiritu optimista .Ufff!!! que bien iria encontrar alguna escalerita para poder llamar en alguna puerta del cielo.Tu cres que abririan ?
Hasta otro ratito .
Gràcies !! Nuria!

Viento del Sur o Indi dijo...

es como vos decs, si tocamos con ilusion y ganas de luchar, seguro abriran! muchas gracias por tu comentario, entre a tu perfil pero no vi que tuvieras blog, cualquier cosa me avisas, espero seguir viendote por aqui, !!!

RЄĐ dijo...

En efecto no necesitas las escaleras porque ya estas ahi, sin embargo es bonito ver esas imaginaciones y aparentes sinsentidos materializarse e infectar un poco la monotonia que cubre la realidad.
Me encanta leer tu actitud, me pone de buenas. Me hiciste sonreir, el primer punto de tu escrito fue -involuntariamente- cumplido.
Sé muy feliz.