Betold Brecht y el poema aplicable

Primero se llevaron a los negros,
pero a mi no me importó
porque yo no lo era.

Enseguida se llevaron a los judíos,
pero a mí no me importó,
porque yo tampoco lo era.

Después detuvieron a los curas,
pero como yo no soy religioso,
tampoco me importó.

Luego apresaron a unos comunistas,
pero como yo no soy comunista,
tampoco me importó.

Ahora me llevan a mí
pero ya es tarde.

Betold Brecht

Ésto es lo que mi mamá me contaba cuando era chica que pasaba durante la dictadura. También sé que esto, que era casi inevitable, es lo que ayudó a formar nuestra cultura individualista de hoy en Argentina.

Hasta el día de hoy se aplica a cantidad de sucesos, grandes y más pequeños que ocurren todos los días en el mudo. ¿Cuántas veces YO no hice nada? ¿cuántas veces permití que se le hiciera daño a un hermano mío? ¿cuántas veces dejé de luchar por miedo a sufrir consecuencias? Que nos lleven presos, que nos griten, que nos peguen.... Mientras sepamos que hicimos el bien. Sin embargo no hay que inmolarse para causar bien en este mundo, sólo hay que sonreir. Y decir BASTA a las idioteces, al estúpido consumismo, a la temible/terrible guerra, al hambre, a la injustica, a la desigualdad. No es tan difícil, entre todos es más que lograble:
si cada uno decide dejar de hacer el mal, el mal ya no existirá.

PS: un poco utópico, pero el silogismo está correcto o no?

5 comentarios:

RED dijo...

Mmmh.. tengo una teoría que aplico en mi mismo, pero no siempre con éxito, advierto.
Hace tiempo tuve grandes conflictos entre mi actuar correcto o incorrecto frente a las cosas, muy en términos de bien y mal.
Comprendi que el mal es subjetivísimo. Gran parte de gente que hace el mal no se ve a sí mismo como malo, incluso creen que lo que hacen es por un bien mayor. Es demasiado duro. ASí creo que nacen las dictaduras y los grandes males.
Ahora, en un plano más individual, entre elegir bien y mal, pensé que mi camino para no ser arrebatado por mi propio mal era cancelarlo haciendo actos buenos y reprimiendo el más mínimo pensamiento o impulso oscuro.
Hoy creo que somos luz y también sombra, ambos indispensables. El peor de los males nos arrebata porque reprimimos nuestra oscuridad, nos avergonzamos de ella, le atribuimos maldad, y ésta mitad solamente quiere que la escuchemos,que la atendamos. Solo quiere un minuto de nuestra atención. Sólo así se mitiga y se mantiene en calma y deja de querer poseernos, porque al verla en nosotros, y al escucharla, nos enseña más sobre el potencial de su contraparte luminosa a veces más que la luz misma. Es como la fotografía. No habrían imágenes bellas ni historias que contar si hiciéramos de todo luz o de todo oscuridad.
:)

Viento del Sur o Indi dijo...

Es una buena teoría, siempre entendí que es imposible no sufrir, porque sin el sufrimiento no habría felicidad. Pienso que la felicidad de la infancia, por ejemplo, no es "verdadera" porque en gral, hemos tenido suerte de no conocer grandes dolores durante esta época, pero cuando conocimos el dolor, pudimos ver al final, lo que realmente significaba ser feliz.

Es verdad que no podemos suprimir el "mal" pero también vivo aspirando a lo máximo, aunque sepa que es imposible llegar allí, porque, pienso, si aspiro a promedio llegaré como máximo a ello y en general a un poco menos. Si aspiro a lo utópico llegaré a mucho más.

Por eso digo al final: "sé que es utopico, pero el silogismo es correcto". En mi vida aplico ese método al menos, no creo que sea posible, pero pensar así me impulsa a vanzar más de lo que puedo.

Lucrecia Agulla dijo...

Finalmente no entiendo a quién pertenece el blog. Si aes a indi, gracias por tu comentario en mi blog. Espero más opiniones de tu parte.

Karmaleonika dijo...

el mal existe porque existen las personas... y ademas tenemos un gen destructivo.

Viento del Sur o Indi dijo...

@Lucrecia: ya te escribi al mail agradeciendote, espero q sigamos en contacto!

@Karmaleonika: tienes mucha razon con lo del mal, pero no creo q tengamos un gen dstructivo, creo q la cultura mundial creada por miles de años, nos ha hecho individualistas y egoistas, pero se puede remediar con esfuerzo, no creo q sea la naturaleza del hombre destruir.
Gracias por pasar, espero seguir escuchndo de vos